Una isla en la que se respira auténtico aroma mediterráneo y en la que el barrio de pescadores comparte espacio con tiendas de las marcas más exclusivas del planeta glamour años cincuenta que supera con éxito el cambio de siglo. Y a este ambiente correspondenen bañadores retro y recursos tan femeninamente correctos como lunares, lazos, flores, quadros vichy. Accesorios, por supuesto, chic: sandalias con lente juelasy cestitos coquetos.