La iglesia se alza sobre las ruinas de Villa Jovis y presenta, en sus formas, los claros elementos de la casa de Capri, caracterizados por la sencillez arquitectónica, en el altar mayor la Virgen, una bellísima pintura en tela y un confesionario.
La sacristía actual constituía la demora del ermitaño que la custodiaba. Probablemente la iglesia ya existía desde 1570 ya que Fabio Giordano, en su propio manuscrito, evidenciaba el actual Monte Tiberio como "collis S. Leopardi et beatissime Marie".
Parece ser que la pequeña iglesia de San Leonardo estuviera situada en las cercanías del faro de la villa.
En el ensanche, que un tiempo fue el mirador de la villa imperial, se erigió una estela con la estatua en bronce de la Virgen, que sustituyó a la anterior, dañada por un rayo en una noche de tormenta.
El día de la Natividad de la Virgen tienen lugar los festejos con misas y manifestaciones.

Cómo llegar
Desde la plaza Umberto I recorriendo las calles Longano, Sopramonte, Croce, Tiberio y A. Maiuri o, desde la plaza Umberto I recorriendo las calles Le Botteghe, Fuorlovado, Croce Tiberio y A. Maiuri (45 min.).