En 1900, los cónyuges Emma y Hugo Andreae pusieron a disposición de los marineros de Marina Piccola los fondos necesarios para la realización de la tan deseada iglesia dedicada a su santo protector.
El sagrado, ubicado en un pequeño ensanche, se introduce en un pequeño vestíbulo sujeto por dos columnas. El aula se presenta en forma rectangular y con bóveda en cañón. Al fondo, tres ábsides apoyados en medias falsas columnas.
El ábside central está excavado incluyendo una parte de la vieja torre de señalización y guardia construida en tiempos de las incursiones sarracenas.

Cómo llegar
Desde la plazuela Martiri d'Ungheria con autobús de línea o taxi (10 min.).
Caminando por el atajo de via Mulo que desemboca al final de via Roma y baja hasta Marina Piccola por una serie de escaleras (20 min.).